sábado, 25 de enero de 2014

Jugando con un FOTODIODO


La corriente que circula a través de un fotodiodo es proporcional a la luz incidente sobre él. Para ello tendrá que estar polarizado inversamente, es decir, el cátodo tendrá que estar polarizado positivamente respecto al ánodo.
Cuando la luz incidente sobre el fotodiodo aumenta, la corriente a través de él lo hace de igual modo, produciendo una elevada caída de tensión entre los extremos de R1, impidiendo la correcta polarización del transistor bipolar T1. En este momento el LED se mantiene apagado, ya que a través del transistor no circula corriente alguna. Cuando la luz deja de incidir sobre el fotodiodo, la corriente a través de él cesa, facilitando que entre la unión Base-Emisor de T1 exista el potencial adecuado para que circule corriente a través de ella, saturando al transistor y encendiendo el LED. El comportamiento del circuito es idéntico al de un interruptor lumínico.
La sensibilidad de este circuito se puede modificar  variando el valor de la resistencia R1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada